15 diciembre 2012

El año de Kickstarter

En el mundo de los juegos de rol, este ha sido el año del Kickstarter. Lo que comenzó como un modo de dar un empujoncito a las pequeñas empresas y particulares que tenían la visión de un producto pero no disponían de dinero para crearlo, se ha convertido en una serie de páginas a la que se apuntan incluso empresas consolidadas para financiar casi de todo y que han llegado a recaudar millones de dólares.

A pesar de que estas páginas ya llevan años entre nosotros, el 2012 ha sido el año en el que se han hecho más famosas, al menos en nuestro mundillo. La página más conocida es Kickstarter, que comenzó a funcionar en 2009, pero existen otras como Indiegogo o, en España, Verkami

Cómo funciona un proyecto de crowdfunding

El crowdfunding consiste en que una persona tiene una idea para un producto, ya sea una película, un videojuego o una escultura. Para poder crear a cabo su producto, necesita un dinero que gastar en carretes de fotos, en un ordenador, en pagar sueldos o en ordenar imprimir 500 libros en una imprenta. Echa sus cuentas y le salen, no sé, 3.000 euros. Pero resulta que no tiene 3.000 euros disponibles, o no quiere gastarlos alegremente.

Es entonces cuando entran en acción estas empresas. Nuestro entusiasta creador se apunta a Kickstarter, Indiegogo o Verkami, y envía una propuesta de proyecto. Si se la aceptan, se crea una sección en la página web de la empresa en cuestión, en la que se describe el proyecto de la forma más completa y atractiva posible. En la página, el creador cuenta lo que quiere realizar y el dinero que necesita para hacerlo, y durante un tiempo determinado (por ejemplo, 40 días), las personas que se interesen por el proyecto (los "mecenas") pueden aportar dinero para la causa.

Si al final del período indicado se ha logrado alcanzar la meta, el dinero se cobra a los mecenas (no antes) y el autor obtiene la financiación necesaria para crear su producto. Y por supuesto, la empresa de crowdfunding se lleva su parte: normalmente, entre un 4% y un 5% de lo que se haya recaudado.

Algunas características comunes

Hay una serie de cuestiones importantes que tener en cuenta con esto de los crowdfundings:

  • La empresa de crowdfunding no tiene la responsabilidad de hacer que el creador de un proyecto use el dinero para terminar el proyecto: Esto es algo que al principio no todo el mundo sabía, pero es bastante importante. En realidad, cuando un proyecto de crowdfunding tiene éxito, lo que realmente ha tenido éxito ha sido la campaña de recaudación. A partir de ese momento, el dinero se va al creador del proyecto, y éste, en teoría, lo comenzará a usar para crear aquello que había prometido que haría (un disco, una película, un juego, o lo que sea). Pero realmente ni Kickstarter ni Indiegogo ni Verkami, ni ninguna otra empresa que se dedique a esto, tiene a un ejército de abogados dispuestos a perseguir a los creadores de proyectos para que terminen sus productos.
    No tienen la obligación legal de hacerlo porque realmente su trabajo es poner en contacto a los mecenas y a los autores, y facilitar la recaudación de fondos. A partir de allí, se lavan las manos
    Kickstarter al menos hace aceptar a los creadores que usan sus servicios una cláusula por la que estos se comprometen a terminar sus proyectos o devolver el dinero, pero si la leéis cuidadosamente os daréis cuenta de que en realidad sólo sirve para que si un mecenas quiere denunciar a un creador, tenga algo a lo que agarrarse, pero poco más. Aunque en EEUU, donde hay tradición mucho más fuerte de iniciar pleitos por todo, igual sí tiene su importancia esta cláusula.
  • El dinero no se le cobra a un mecenas hasta el final del proyecto de crowdfunding: Mientras un proyecto de recaudación está en marcha, la gente puede ir aportando dinero, pero realmente éste no sale de la cuenta corriente de los mecenas hasta que se acaba el plazo que se habían puesto los creadores, y sólo si el proyecto obtiene la financiación mínima. Si no es así, no se mueve nada. Se podría decir que se realiza la promesa de pagar, y que se quedan con los datos de tu cuenta y tu autorización para sacar el dinero en un momento dado (de modo que realmente cumplas tu promesa...). Hay un tipo de proyecto en Indiegogo que no funciona así, sino que se cobra a los mecenas aunque no se llegue al mínimo, pero es la excepción y no la norma; tanto en Verkami como en Kickstarter, si no se alcanza el mínimo indicado por el creador del proyecto, no se cobra nada a nadie (menos algo al creador, por cagarla).
  • Cada cual pone lo que considera oportuno, a cambio de ciertas ventajas: Todos los proyectos de crowdfunding tienen una aportación mínima, que puede ser incluso de 1 euro o dólar. Puede ser que simplemente te pidan poner lo que quieras y, a cambio, obtener una copia del producto final. Pero lo normal es que haya varios niveles. Si estamos hablando de un juego de rol, por ejemplo, por 10 dólares te puedes llevar un PDF, por 30 una copia del libro, por 45 una copia del libro y unos dados, por 100 todo lo anterior y además el creador viaja a tu casa y te arbitra una partida, etc. Lo normal es que cada cual escoja un nivel de aportación con unas recompensas concretas, pero a veces en algunos proyectos tienes que poner algo más para incluir los gastos de envío, o si quieres recompensas extras (como una segunda copia de un libro físico, por ejemplo, por +20 dólares)
  • Es muy común que existan "stretch goals". ¿Y qué es eso? Pues añadidos al producto final que se hacen sólo si se llega a recaudar una determinada cantidad. Es decir, si se consigue el objetivo de, digamos, 3.000 euros, se publica el producto, como por ejemplo, un libro en tapa blanda. Pero después, si además se alcanzan los 6.000 euros, se publica en tapa dura, sin coste adicional para los que ya hayan pagado su libro en tapa blanda. Y si se llega a los 9.000, se publica también a todo color, en lugar de en blanco y negro. Y si se llega a los 12.000, se añaden unos apéndices al libro con más información sobre lo que sea. Este es un modo muy inteligente de hacer que los que ya están como mecenas publiciten el proyecto por su cuenta, porque cuanta más gente se apunte, mejor va a ser el producto que obtengan ellos, sin pagar más. Si lo único que tienes que hacer para conseguir una mayor rentabilidad para tu dinero es dar la tabarra en las redes sociales, mucha gente lo va a hacer. Total, la tabarra la van a dar de todas formas por cosas más tontas.

2012, el año de los juegos

Kickstarter tiene una sección donde se pueden consultar los proyectos que más dinero han recaudado, ordenados por categorías. Ya he comentado que este ha sido el año en el que Kickstarter y el resto de páginas de crowdfunding han despegado a lo grande, y voy a pasar a comentaros una serie de proyectos exitosos que han destacado de un modo u otro:

  • "The Order of the Stick", de Rich Burlew.
    Este consiguió la financiación en Febrero de 2012. "The Order of the Stick" es un famoso webcomic relacionado con los juegos de rol. Comenzó publicándose únicamente en la web, pero finalmente se terminaron haciendo recopilaciones en papel. Su autor, Rich Burlew, quiso reimprimir algunos de estos tomos ya descatalogados y consiguió recaudar más de un millón de dólares. Debido al éxito de este proyecto, no sólo reimprimió los tomos que quería, sino toda la serie de cómics. En su momento fue el kickstarter que más dinero recaudó, y también fue el primero del que yo fui consciente realmente. Me llegó la notificación a través de las redes sociales, como a muchas otras personas, y conocía el webcomic por haberlo leído durante años. Me pareció increíble que consiguiera un millón de dólares de recaudación y a partir de entonces, seguí esta página con más interés.
  • "Double Fine Adventure", de Tim Schaffer.
    En marzo se consiguió la financiación para la creación de una aventura gráfica, "Double Fine Adventure", un proyecto de un famoso diseñador de este tipo de juegos, Tim Schaffer ("Day of the Tentacle", "Full Throttle", "Grim Fandango"). Este proyecto logró recaudar más de tres millones de dólares. Es más, el primer millón de dólares lo recaudó antes de 24 horas. Tiene su sentido, porque este no era realmente un chaval que estaba empezando y que quería hacer un juego modesto, sino un personaje conocido en la industria que ya había demostrado que sabía hacer grandes juegos. La gente se volvió loca porque evidentemente querían tener el juego y confiaban en que su creador lo iba a realizar. ¡Y por 15 dólares en descarga digital! 47.000 personas compraron esa recompensa básica, y otras 40.000 optaron por recompensas mayores. Para mucha gente, incluyendo los propios dueños de Kickstarter, Double Fine Adventure marcó el momento en el que los aficionados a los juegos llegaron en masa a Kickstarter. Y no sólo eso, sino que llegaron para quedarse: los mecenas de juegos son los que más proyectos apoyan. La categoría de "Juegos" comenzó a aumentar en dinero recaudado como la espuma. Y no sólo los mecenas fueron conscientes de lo que podían conseguir, sino que muchas empresas vieron también el potencial.
  • "Peeble", un "smartwatch". Pero no sólo de juegos vive Kickstarter. "Peeble" fue un proyecto para financiar un "smartwatch" ¿Qué es es? Pues es a un reloj lo que un "smartphone" a un teléfono móvil. Es decir, un reloj de pulsera con más capacidades, como poder incorporar un GPS, un acelerómetro, poder conectarse vía Bluetooth con dispositivos móviles, etc. Una PDA de pulsera. Un pequeño ordenador que se lleva en la muñeca. Una idea que recaudó más de 10 millones de dólares en mayo de 2012, convirtiéndose en el proyecto que más dinero ha recaudado hasta la fecha. Personalmente, ni me enteré, yo estaba a mis frikismos.
  • "Ogre, edición del diseñador", de Steve Jackson.
    Steve Jackson es el fundador y presidente de "Steve Jackson Games", empresa famosa en el mundillo friki por juegos de rol como "GURPS" o de cartas como "Munchkin". "Ogre" fue uno de los primeros juegos de tablero diseñados por Steve Jackson. En él un jugador lleva a un Ogre, una especie de megatanque, y el resto de jugadores llevan a tanques y tropas mucho más pequeñitos. Steve Jackson decidió hacer la versión definitiva del juego, con una caja que hace que las cajas de los juegos de Fantasy Flight Games parezcan ridículas cajas de cerillas. Entre las recompensas había cosas como poder obtener una copia del juego con el Ogre pintado como tú quisieras. Al final, recaudó casi un millón de dólares. Yo ni me planteé pillarlo, puesto que no soy muy fan del juego, aunque sí de "GURPS", pero fue uno de los primeros ejemplos de una empresa solvente del mundo del rol (si es que tal cosa existe) dispuesta a hacer un kickstarter de uno de sus productos. Y claro, la justificación de SJG es que, sin esta campaña de recaudación, jamás habrían sacado esta edición de megalujo, puesto que si no se hubiesen vendido las copias, habría quebrado la empresa, literalmente.
  • "Ouya", una videoconsola. Sí, una videoconsola que va a usar Android para funcionar, que promete que será sencilla de actualizar con nuevo software o hardware, y que se venderá por 99 dólares (95 para los mecenas). Ya se están desarrollando juegos para esta consola, que se pondrá a la venta en Abril o Mayo del año que viene. El proyecto recaudó ocho millones y medio de dólares en Agosto de 2012. Otro proyecto que yo ni me enteré de que existía, pero que es el segundo que más dinero ha conseguido.
  • "Traveller 5", de Marc Miller.
    "Traveller" fue durante muchos, muchos años, el juego de rol de ciencia-ficción más exitoso y conocido. Su creador, Marc Miller, decidió crear la edición definitiva, la quinta, y financiarla a través de un kickstarter. El resultado sería principalmente un libro de 600 páginas que se podría adquirir en tapa dura por 100 dólares más gastos de envío. Al fin, el proyecto consiguió financiarse, recaudando casi trescientos mil dólares. Este proyecto es interesante por varias razones. La primera, que Miller demostró no estar del todo bien asesorado, porque entre las recompensas había una que te daba dos dados, por un precio de 50 dólares. Y no te daban el libro. Ni el PDF. Principalmente, porque no había opción alguna a comprar el libro en PDF. Por aclamación popular, al final se incluyó el PDF del libro como una recompensa, por 51 dólares, eso sí, enviado en un CD a una dirección postal. Sinceramente, que a día de hoy se plantee la creación de un juego de rol que no tenga una versión en PDF descargable desde DriveThruRPG o mismamente desde la propia página de la empresa, me parece un atraso increíble. Pero realmente no creo que hubiera sido del todo necesario incluir esta recompensa, porque este era un proyecto orientado a fans auténticos, con más de 1.000 pagando por el libro en tapa dura, y bastantes optando a las recompensas con un precio de 900 dólares.
  • Las miniaturas "Bones!" de Reaper.
    Una serie de miniaturas de una famosa empresa del sector, "Reaper". Aunque normalmente las miniaturas de "Reaper" son en metal, esta línea es de miniaturas de plástico, a un precio menor que el de las de metal. La empresa comentó que podían ir sacando estas miniaturas poco a poco, pero que el objetivo del kickstarter era conseguir dinero para hacer muchos moldes rápidamente, y que el número de distintas miniaturas de la línea creciera. Y vaya si lo consiguieron: consiguieron más de tres millones de dólares. De este proyecto sí fui consciente totalmente, puesto que me enteré pronto y vi cómo se iban añadiendo recompensas. Creo que el secreto del éxito de este kickstarter fue que por 100 dólares optabas al grupo básico de miniaturas... pero a medida que se iba recaudando dinero y alcanzando determinadas cantidades, "Reaper" añadía más miniaturas a este paquete básico, sin incrementar el precio de 100 dólares. Cuando la gente se enteró de que por 100 dólares podían obtener cada vez más miniaturas, comenzaron a aumentar aún más el número de mecenas, que aumentó el número de miniaturas, etc. Personalmente, no soy muy de miniaturas, y por eso no lo pillé, pero realmente creo que mereció la pena, sobre todo si ves la enorme cantidad de miniaturas que llegaron a incluirse en el paquete básico.
  • "Numenera", de Monte Cook. Un juego de rol de ciencia ficción y fantasía, situado millones de años en el futuro, con trazas de post-apocalipsis, supertecnología, supongo que algo de magia... y creado por Monte Cook, un famoso diseñador de juegos de rol, relacionado especialmente con "Dungeons & Dragons". Cook tenía una idea más aproximada de lo que es el mercado actual de los juegos de rol que Marc Miller, y ofreció recompensas como un PDF con la Guía del Jugador por 10 dólares, o el PDF del libro básico por 20, y después se tenía la opción de conseguir el libro en físico por 60 dólares. Al final recaudó medio millón de dólares. Cook introdujo además recompensas como la asistencia a seminarios sobre diseños de juego on-line dirigidos por él, acceso a los foros de diseño o incluso una entrevista personal para hablar sobre diseño y para darte consejos sobre los juegos que le presentaras, por 1.000 dolares... que alguien pagó.
  • Reimpresión de "Horror en el Orient Express", de Chaosium.
    Una de las campañas míticas de "La Llamada de Cthulhu" se reedita en versión de lujo. Por 20 dólares te llevabas los PDFs, y por 60 dólares, la campaña en físico y en PDF. Pero aunque mucha gente compró la campaña básica, muchos más compraron la versión de lujo; y muchos más la versión de más lujo; y a partir de allí hubo más recompensas que incluían cenas con los autores de Chaosium, que incluyeran tu nombre como el de un PNJ de la campaña y, como colofón, y por 1.500 dólares, uno de los 6 puestos disponibles en una partida que durará 3 días (12 horas cada día) en Agosto de 2013, y en el que habrá trajes de época, efectos especiales, etc., y te arbitrarán toda la campaña. Los seis puestos se cubrieron, y eso contribuyó a que se recaudaran más de 200.000 dólares.
  • "Hombre Lobo, edición 20 aniversario". Después del éxito de ventas de la edicion 20 aniversario de "Vampiro" (que no se financió vía Kickstarter), y de dos kickstarters exitosos para crear libros tipo companion para esa edición, la empresa que tiene ahora los derechos de Mundo de Tinieblas lanzó el kickstarter para crear la edición definitiva 20 aniversario de "Werewolf". Este kickstarter se benefició de conocer ya muy bien cómo funcionaban estas cosas. Se vendía el PDF por 35 dólares, y el libro físico (una bestia de más de 500 páginas) por un mínimo de 120 dólares. Y a partir de ahí, recompensas varias para tener más PDFs de libros clásicos de anteriores ediciones, pantallas, etc. Además, a medida que se iban llegando a determinadas cantidades recaudadas, se iban añadiendo PDFs con novelas creadas ex-profeso para esta edición, ampliaciones, y hasta un pequeño cómic. Al final, recaudaron 380.000 dólares.
  • "Hillfolk", de Robin Laws. Robin D. Laws es un diseñador de juegos de rol ("Feng Shui", "Over the Edge", "HeroQuest", "Esoterrorists"), que decidió crear un juego en el que se pudieran simular no sólo aventuras "procedimentales", es decir, de resolver problemas, sino principalmente, aventuras "dramáticas", centradas en la interacción y las relaciones entre personajes. El resultado ha sido "Hillfolk", que recaudó unos 93.000 dólares, teniendo como tenía un objetivo de 3.000. Me resulta interesante no sólo porque contribuí a este kickstarter ;), sino también por el modo en el que se planteó y cómo fue creciendo. Por 10 dólares tenías el PDF y por 25 dólares (más gastos de envío) la copia física y el PDF. Y a partir de los 10 dólares, acceso inmediato al libro finalizado y probado, pero sin maquetar y sin ilustraciones. El libro presenta como ambientación por defecto la vida en una tribu de la Edad de Hierro, pero Laws a medida que se iba recaudando más dinero, se añadía una ambientación de ciencia-ficción escrita por un autor de juegos de rol conocido en el mundillo, luego otra de horror, otra de fantasía, etc. Hay que tener en cuenta que no son muy grandes (unas 2.000 palabras), pero sí que estaban escritas por gente que saben lo que hacen en su género escogido. Se llegaron a alcanzar tantos objetivos que al final dio para hacer dos libros. Yo no aumenté mi aportación para conseguir el segundo libro, pero con mi nivel de 25 dólares (+10 de gastos de envío) tengo el libro principal y los dos PDFs.
  • Guía de Glorantha.
    De este kickstarter ya he hablado, dejando claro que no me lo iba a comprar, al menos no en físico. Al final, he comprado el PDF ;). Son 35 dólares, pero es que lo han hecho muy bien los jodíos, me han terminado llevando al huerto. Porque me reafirmo en lo dicho de que esta es una edición de ultra-mega-lujo, orientada a gente auténticamente fanática de la ambientación (hay 10 personas que han pagado 3.000 dólares, y una que ha optado por la recompensa de 5.000 dólares... 1 hora después de que se hiciera pública). Sin embargo, voy a tener que comerme mis palabras sobre que no va a incluir tampoco tanto material nuevo, porque a base de alcanzar y alcanzar metas, han terminado metiendo más información sobre esto, sobre aquello, y sobre lo de más allá. Y encima, cuando llegaron a los 160.000 dólares decidieron no hacer ya un libro adicional con los apéndices, sino hacer dos mega-tocho-libros, manteniendo los precios. Yo me conformo con los PDFs. Que 35 dólares por un PDF ya son dólares, pero bueno, por dos libros que van a terminar siendo (y gordos), la cosa ya es un poco más asumible. Lleva recaudado 195.000 dólares y viendo las recompensas que han puesto para estos poco menos tres días que faltan para terminar, vaticino que esta gente hará un esfuerzo y llegaremos a los 210.000, si no más.
  • "FATE 3 Core", de Fred Hicks. El último kickstarter del que voy a hablar es la tercera edición de FATE. Este es un kickstarter bastante especial, que ya lleva 140.000 dólares recaudados y al que aún le quedan 46 días por delante para seguir recaudando. Digo que es especial porque por 1 dólar tienes acceso al PDF con el juego, ya terminado, y por 10 dólares tienes el PDF preliminar, el final cuando salga, y todas las ampliaciones que se consigan por ir alcanzando metas. El libro físico y el PDF lo tienes por 30 dólares más gastos de envío. Y cuando se termine el kickstarter, se saca casi todo el libro básico en licencia abierta. ¿Cómo? Pues sí. Esto está planteado como una especie de "playtesting masivo", y es la razón por la que se ha cogido el máximo de tiempo posible (dos meses) y se ha dado el producto desde el principio: para que la gente lo lea, encuentre erratas y lo comente. Para que se consiga el mejor libro posible. Y mira, están en ello; no hay quien siga las discusiones de la lista de FATE, han cogido un ritmo infernal :D. Este le tengo financiado sólo en la parte de PDF.

Verkami, la alternativa española

Un dato curioso sobre Kickstarter: sólo puedes crear un proyecto si vives en EEUU (supongo que tendrás que ser ciudadano estadounidense, más que vivir allí). Esto ha hecho que algunos diseñadores canadienses hayan tenido que hacer que otras personas creen proyectos en lugar de hacerlo ellos mismos (como le pasó al autor de Grognardia cuando sacó el kickstarter de su campaña, Dwimmermount, que fue creada en realidad por la empresa Autarch, afincada en Estados Unidos.

Así pues, a menos que tengáis un amigo norteamericano, si estáis pensando en crear un proyecto mejor que optéis por Indiegogo (que no tiene problemas de nacionalidades) o, quedándonos en suelo patrio, por Verkami.

Verkami es muy similar a Kickstarter, incluso en el diseño de la página. Aunque es mucho más modesto en las recaudaciones que ha conseguido comentaré dos proyectos interesantes:

  • "DungeonSpace", de Juan Betanzos. El señor Betanzos es el alma máter de la empresa "DungeonSpain", dedicada a la creación de escenografía para juegos de miniaturas y de rol. El proyecto estaba orientado a conseguir financiación para crear moldes de escenografía apropiada para ciencia-ficción. Pero también, como él mismo comentaba al final de la página, para conseguir comprar una impresora 3D con la que hacer escenografía aún más espectacular en el futuro, si alcanzaba los 6.500 euros. Estuvo a punto de no conseguirlo, pero al final recaudó 3.005 euros, que hizo que saliera la cosa adelante. Un amigo mío aportó casi en el último momento porque le daba pena que la cosa no saliese :D. No consiguió la impresora 3D, pero algo es algo.
  • "La Puerta de Ishtar", de Rodrigo García. Este es un juego de rol editado en físico por 40 euros (incluyendo los gastos de envío a España y el PDF. Alguien llegó a pagar los 600 euros con los que te llevabas la camiseta, las chapas, los dados, y la libreta con las notas originales de diseño del juego. El objetivo era conseguir 2.500 euros y recaudó más de 14.000. Creo que la razón de esto fue que el señor García llevaba ya muchos meses promocionando su juego por las redes sociales, por su blog, y por los grupos de juego que lo habían testeado. De todas formas, no sé porqué me pongo tan formal, si veo a Rodrigo casi todos los meses y probablemente el 100% de los lectores de este blog ya saben lo que es "La Puerta de Ishtar" ;).

Otros crowdfundings que no son realmente crowdfundings

Y para finalizar este repaso, simplemente decir que antes de que todas estas empresas de crowdfunding revolucionaran el mundillo de los juegos de rol, ya había otras iniciativas como:

  • Los mecenazgos de la editorial conBarba, que organizan en su propia página web para sufragar los gastos de producción de sus juegos (que luego terminan saliendo, recauden lo que recauden), y que nos han permitido tener en castellano, y en físico, "Donjon", "Polaris" o más recientemente, "Apocalypse World".
  • Las preventas de los juegos de Nosolorol, pero también el mecenazgo de la tercera edición de Aquelarre allá por el 2010. Mecenazgo que, por cierto, comenté en su momento. Ay, qué cosa da leerse uno pasados los años...

Pros y contras del crowdfunding

Se ha hablado por las redes sociales de un cierto hastío con esto de los kickstarters. Y de una cierta desvirtuación de la idea original. Pero por otro lado, quien más quien menos ya ha participado en uno de estos proyectos, y posiblemente lo haga de nuevo. Veamos un poco el porqué:

  • PRO: Sirven para que salgan productos que de otro modo no saldrían. Hay ciertos productos que realmente no podrían obtener financiación sin algo como Kickstarter. El "Ogre" de Steve Jackson es una superedición de lujo que la empresa SJG no se puede permitir hacer por su cuenta, si no están convencidos de que van a vender hasta el último juego producido. Y Marc Miller puede tener una gran fama, pero también es una vieja gloria que ya la cagó hasta cierto punto con la cuarta edición de "Traveller". O consiguen un kickstarter, o no salen.
  • PRO: Algunos dan una gran relación calidad/precio. Sobre todo aquellos en los que, a medida que se van alcanzando hitos monetarios ("stretch goals") van aumentando la calidad o el número de productos ofertados, sin que sea necesario aumentar la aportación inicial. Es el caso de "Bones!", o el caso de "Guide to Glorantha"; a medida que se añadían figuras a "Bones!", el precio por figura iba disminuyendo. Y en el caso de "Guide to Glorantha" se han terminado añadiendo muchos contenidos nuevos hasta hacer dos libros en lugar de uno, y el precio se ha mantenido. Hasta los gastos de envío se han mantenido. Ni que decir tiene que cuando optas por el PDF y se van añadiendo más y más contenidos al mismo, como en el caso de "Hillfolk" o "FATE Core", al final lo que consigues por el precio de un PDF es increíble.
  • PRO: Algunos productos son verdades maravillas. No, en serio, olvidémonos del precio por un momento. ¿Libros de 500-600 páginas, tapa dura y a todo color? ¿Ediciones definitivas de los juegos que nos han marcado en nuestra vida friki? Sí, de acuerdo, esto está orientado para el friki nostálgico, para el aficionado fanático, para el fanboy de lo que sea... pero si resulta que sólo apoyas un kickstarter en tu vida, y ese resulta que es para el juego que siempre has adorado, ¿no merece la pena el pequeño esfuerzo puntual? Y más teniendo en cuenta que el producto puede ser absolutamente frikigásmico.
  • CONTRA: El pez grande se come al chico. Los pequeños proyectos tienen que competir con proyectos mucho más grandes y mucho mejor producidos, promovidos por personas que ya tienen una reputación creada o incluso por empresas que se supone que no deberían "aprovecharse" de estas herramientas, sino competir por sus propios medios, como empresas que son. Todos tienen únicamente una página para convencer a las personas de que les financien, pero el espacio donde esta página se publicita es pequeño, y los primeros puestos van a ser ocupados por los grandes proyectos, los que están recaudando más. Estos van a ser los más publicitados, de los que más se va a hablar. Un proyecto pequeño va a tener que currárselo más, y es una pena porque se suponía que esto del crowdfunding estaba pensado para apoyar a proyectos que no encontraban financiación por los cauces normales.
  • CONTRA: El crowdfunding parece que va a convertirse en la opción de facto para la publicación. Últimamente, parece que todo el mundo está intentando sacar sus productos con kickstarters. Algunos no pueden hacerlo de otro modo, porque son gente particular o porque es un producto tan de lujo o de capricho que o sale así o no sale. Pero luego ves otros que no parecen tan de lujo, y que están dentro de las capacidades normales de la empresa que los crea. Y claro, surge la duda de si realmente se hace por kickstarter porque no queda más remedio o porque es trending topic hacerlo así, y además se saca uno una pasta gansa adicional. Y eso sienta mal porque a nadie le gusta que le tomen por tonto.
  • CONTRA: La ventana de tiempo para ser un mecenas es pequeña. Últimamente salen un montón de proyectos de crowdfunding. Algunos, con una pinta estupenda. Algunos, con una buena relación calidad/precio. Pero en casi todos tienes entre 20 y 40 días para participar. Y a lo mejor justo ese mes ya has participado en otros dos o tres y, o ya no tienes dinero que dedicar al frikismo, o te da vergüenza seguirte dejando la pasta. Pero claro, es ahora o nunca; el producto igual sale más adelante, pero las ventajas adicionales y los descuentos no se van a tener ya. Y si encima el producto es una edición de lujo, igual lo encuentras en las tiendas en el futuro, pero te van a cobrar una barbaridad.
  • CONTRA: Nadie te asegura que vayas a obtener el producto. Ni Kickstarter ni Verkami ni ninguna otra empresa de estas van a iniciar acciones legales si los creadores vuelan con la pasta. Eso es cosa de los mecenas. Porque esto no es una preventa, donde se supone que estás simplemente reservando tu producto con antelación. Ni es una inversión, porque realmente tú no obtienes parte de los beneficios del proyecto a cambio de haber arriesgado tu dinero. Es más bien... un mecenazgo. Un patronazgo. Pones pasta en los proyectos con la esperanza de obtener algo a cambio, y algo con la calidad que tú esperas que tenga. Pero nada está asegurado, porque legalmente hablando, las empresas de crowdfunding sólo ponen en contacto a personas. Creadores y mecenas. Y ya está. Después, todo depende de que el creador quiera y pueda hacer lo que prometió. Como mecenas, te estás fiando de la palabra del creador, estás confiando en su reputación o en sus trabajos anteriores. Estás apostando.

Unas poquitas conclusiones

Kickstarter y el resto de empresas de crowdfunding han sido la noticia del año en el mundo de los juegos de rol (y del frikismo en general) porque nos hemos quedado sorprendidos con la pasta que se está recaudando, y con la calidad de muchos de los proyectos que se están creando. Nos llama la atención porque estamos acostumbrados a no conocer mucho las cifras que se mueven en el mundo del rol, ni de ventas, ni de beneficios, y estas cosas nos aturden. Pero no somos los únicos aturdidos. Las empresas han visto aquí a la gallina de los huevos de oro, y están acudiendo a Kickstarter porque es lo que lo está petando en este momento. Y porque hay dinero que sacar de aquí.

Se ha hablado por las redes sociales de un cierto hastío con esto de los kickstarters. Y de una cierta desvirtuación de la idea original. Cada cual puede opinar lo que quiera al respecto, y hacer sus análisis sobre qué nos traerá el futuro. Yo os he puesto una serie de pros y una serie de contras, pero ahora me mojaré con una pequeña valoración personal.

A mi esto de los kickstarters me erotiza en muchos sentidos. Me molan muchas de las cosas que están saliendo. Estoy apoyando muchas de las cosas que están saliendo. Pero al mismo tiempo, me fío lo justito. Estoy apoyando proyectos que creo que están en una fase avanzada de producción (ya escritos, a falta de poner las ilustraciones y editarlos, etc.), y estoy optando por recompensas básicas. El libro y poco más o, últimamente, el PDF y gracias.

Porque realmente esto está empezando a moverse, y como pasa habitulamente en Internet, se está viendo qué se puede llegar a hacer con esta nueva herramienta (¿alguien usa Facebook principalmente para ver fotos y comunicarse con sus ex-compañeros de clase?). Estamos empezando a ver qué funciona y qué no. Están empezando a verse proyectos ya terminados, resultado de crowdfundings exitosos. Pero también estamos escuchando algunas historias de terror, principalmente proyectos terminados que se alargan en el tiempo y no llegan a salir. De estas no os he puesto ninguna, pero haberlas, haylas ;), y no es muy difícil investigar un poco y encontrar información.

Yo, como con todas las cosas, recomiendo prudencia. Recomiendo estar en un término medio. Apoya los crowdfundings que te apetezcan, espera lo mejor de ellos, pero prepárate para lo peor (que tires el dinero). Evalúa si realmente necesitas tener la edición de superlujo, o si te vale con el PDF. O si te vale con pasar del tema. Intenta mirar las cosas lo más objetivamente posible, a pesar de lo difícil que es esto a veces cuando nos ponemos frikis de lo nuestro.

En definitiva, usa Kickstarter y trata de que no te use a ti.

Saludetes,
Carlos

30 comentarios:

  1. Buen trabajo, ya me has hecho participar en otro kickstarter :)

    Muy buen análisis, estoy de acuerdo con que este ha sido un buen año para los juegos en kickstarter. Yo vivo en los Estados Unidos, así que puedo hacer algún pedido físico que otro sin preocuparme de los gastos de envío. ¡En marzo espero las 250 minis de Bones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, si los kickstarters te parecen interesantes y el que has apoyado te gusta... ¡enhorabuena! ;).

      La verdad es que los gastos de envío y el tema de las aduanas me está llevando a pedir cada vez menos cosas del otro lado del charco, sería bonito poder ahorrármelos ;).

      Eliminar
  2. Muy buen análisis, es como el companion buenista de mi artículo sobre Crawlfundings.

    Yo la verdad es que estoy muy descontento con esta locura, y por mi parte no pienso apoyar nada de todo esto, más aún sabiendo que MUCHO de lo que se financia de este modo luego lo puedes comprar normalmente en cualquier tienda sin necesidad de arriesgar nada, y con un producto final.

    Verkami todavía no me desagrada porque creo que aún no se a desvirtuado, pero en el momento en que entren empresas y gerifaltes la mando a tomar por culo :P

    Saludetes,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que yo soy más Buenista que tú :D.

      En realidad supongo que todo depende del kickstarter concreto. Algunos sí que tienen pinta de sacacuartos. Otros son la única forma de que salga un cierto producto. Con la mayoría, a día de hoy, se juega bastante con el fanboyismo del mecenas. Y como siempre, nadie te obliga a comprar :D.

      Curiosamente, creo que el hecho de que al final el producto llegue a las tiendas puede haber influido en que el mecenazgo de Apocalypse World no haya sido muy exitoso. Donjon y Polaris se han podido comprar en las tiendas, y mucha gente habrá decidido que, total, ya lo podrían comprar después.

      En cuanto a tu último comentario sobre Verkami... ¿faltará mucho o poco para que Edge financie algo a través de Verkami? ;)

      Eliminar
  3. Yo, la verdad, no tengo un gran interés en esto del Kickstarter. La única excepción hasta el momento ha sido Fate Core (por el que he pagado por tener el manual físico cuando salga), pero eso es porque no soy nada objetivo con Fate, al que sigo desde que consistía solamente en un par de artículos con reglas opcionales para Fudge que aparecieron en Fudge Factor hace la tira de años. Otra excepción, si recurren al crowdfunding, será la edición de Spirit of the Century de Conbarba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero ese es el tema, que tú has financiado ese kickstarter porque realmente eres un aficionado de ese sistema... pero como tú, habrá mucha otra gente que financie los kickstarters de Glorantha, de Hombre Lobo o de lo que sea, porque son aficionados de esas líneas. Y sí al final sólo participas en uno o dos, y obtienes unos productos buenos a cambio, pues no parece tan mala idea.

      Lo malo es cuando te pones a "mecenar" diez o doce y te das cuenta de que no hay bolsillo que aguante ese ritmo ;).

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Un gran artículo explicando los "crowdfundings" y su explosión en este 2012. También podría ser extensible al mundillo de los wargames y las miniaturas, donde cientos de empresas y particulares han financiado sus juegos de tablero, expansiones, starters de figuras y demás por estos medios.

    Ha sido un auténtico aluvión y un dolor de cartera para los aficionados que vamos intentando aportar a los proyectos que más nos interesan XDDD Yo estoy como tú, Carlos, aportando cantidades más bien bajas porque
    1) La economía está pachucha, pero quiero colaborar
    2) Muchas veces el envío desde USA es prohibitivo
    3) Es cierto que muchas veces, con el libro básico vas que lo petas o incluso un PDF si quieres ahorrarte portes elevados.
    4) A veces ignoro los tres puntos anteriores y tiro el dinero al monitor al grito de "Shut up and take my money!" si hay en juego una figura o edición limitadas XDDD
    Lo dicho, un gran artículo, gracias :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, por supuesto, me he centrado en mi propia afición prioritaria (los juegos de rol) pero es verdad que ha habido wargames, miniaturas, videojuegos... un poco de todo. Y que no parece que la cosa vaya a detenerse, sino que muchas empresas ya anuncian que sus próximos suplementos se van a seguir financiando así.

      Comparto los cuatro puntos que comentas, aunque opto cada vez menos por el cuarto :D.

      Eliminar
  6. Por cierto, respecto a los que más pasta han recaudado, ojito con la financiación del juego de tablero "Monster", de Kingdom Death (al que ya he contribuido, por supuesto XD), que lleva recaudados casi 640.000 dólares en dos semanas y aún le quedan 23 días para terminar. Puede ser estratosférico.
    http://www.kickstarter.com/projects/poots/kingdom-death-monster

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ni lo conocía. No se puede ser friki de todo, no da tiempo XD.

      Eliminar
  7. Un buen artículo, como nos tienes (mal) acostumbrados.

    En lo que he observado yo, que funcione un crowfunding depende menos de que se apunte mucha gente como de que unos pocos pongan mucho dinero (ahí tienes la Guía de Glorantha, que no llegamos a 1000 mecenas y debemos de salir a unos 200 por cabeza) Me alegro mucho de que haya salido bien (a fin de cuentas, me voy a llevar dos libros por el precio que pensaba pagar por uno) pero hay una cosa que me preocupa ¿Después, que? Un juego de tablero (Como el Kingdom Death: Monster) una vez que se ha financiado y finalizado lo tienes en casa y listo pero un juego de rol (por lo menos Glorantha) necesita que sigan saliendo suplementos (y, a poder ser, buenos) ¿Que pasará con el próximo suplemento? ¿Habrá que montar otro Kickstarter para una edición de lujo o se volverá a suplementos más normales? El modelo de Crowfunding me parece muy útil para libros básicos o similares (y a MoonDesing le vendrán muy bien estos 200.000) pero digo yo que habrá que sacar aventuras y suplementos más especializados (a poder ser, cosas como el Blood over Gold y el Sartar: Kingdom of Heroes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he participado en el Kickstarter de la Guía de Glorantha y estoy la mar de contento con los stretch-goals que se han ido cumpliendo. He participado con la opción "Unholy Trio", que sale muy bien, ya que al final obtienes los dos libros en tapa dura más el atlas por unos 90 eurillos, más los PDF. Es decir, unos 30 euros por cada uno.
      En el foro de Moon Design creo haber leído que no tienen previsto hacer más kickstarters para futuras publicaciones, y me parece bien, porque la gente se cansaría rápido y no tendría tanto éxito como el de la Guía. Creo que para que un kickstarter tenga éxito es conveniente crear expectación varias semanas antes, porque así cuando se activa, mucha gente pone dinero y a partir de ahí, si los autores se lo curran, se genera un efecto dominó que puede llegar lejos, como en el caso de la Guía, que ya ha superado los 200 000$.
      Sobre las próximas publicaciones gloranthanas de Moon Design, en el foro se publicó esta lista:

      «A rough outline of the publishing sequence follows.

      Guide to Glorantha (see Text of the Guide is finished! for some idea of the content)
      Wyrms Footnotes 16
      King of Sartar, 2nd edition
      Bestiary
      Wyrms Footnotes 17
      Coming Storm
      Big Rubble
      Wyrms Footnotes 18
      Whitewall

      The first 3 in the sequence are pretty much fixed, while later publications may well be re-ordered.»

      El bestiario no me interesa mucho, pero "Big Rubble", "Coming Storm" y "Whitewall" me hacen un tilín que no veas. ;)

      Eliminar
    2. Alberto MdH: Bueno, como nos centramos en la Guía de Glorantha, os comentaré mi opinión: al final va a ser un libro impresionante. Dos libros impresionantes, de hecho. Si sólo he aportado para el PDF ha sido un poco por principios (me da cosa gastarme tanto dinero en ocio) y porque tengo un eBook donde voy a leer muy agustito los PDF ;), no porque no crea que van a ser unos libros cojonudos.

      Creo que efectivamente, la idea de la editorial es sacar el resto de libros sin kickstarters, a la manera tradicional, lo cual es una buena noticia para mi, porque entonces serán libros mucho más asequibles. Ojo, que los libros de esta editorial no son precisamente baratos, pero al menos entran dentro de los límites monetarios que yo acepto.

      Lo que veo una lástima es el hecho de que la Guía de Glorantha debería ser el libro de cabecera de la ambientación, y ha terminado siendo una edición de mega-lujo; los que quieran tener información sobre el mundo van a tener un precio de entrada increíblemente alto, lo cual no creo que sea buena idea para expandir el número de aficionados.

      Artus Silenis: Me pasa lo mismo con tu elección de futuros libros ;). Como "Bestiario" ya tengo el Anaxial Roster (un libro que me encanta), pero "Coming Storm" creo que va a estar muy bien (sobre todo después de ver que va a detallar bastante todos los acontecimientos entre 1618 y 1625 en Sartar), a "Big Rubble" le tengo muuuuuuchas ganas :D, y "Whitewall" puede ser impresionante. Espero que esos tres libros tengan un precio asequible. Bueno, no, espero que no pasen demasiado de los 40-50 euros :(.

      Eliminar
  8. Y otra cosa que viene a la cabeza ¿De que viven estas páginas? ¿Se quedan con una parte de lo recaudado? Ahora hay que mover mucha pasta y eso requiere bastantes recursos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto Kickstarter como Verkami se quedan con el 5% de lo recaudado.

      Eliminar
  9. Verkami se queda el 5% de lo recaudado y creo que Kickstarter ronda el mismo margen.

    Carlos, he echado de menos que mencionases ACKS!!! ¡Que fue mi primer mecenazgo y fue por culpa tuya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón, no he comentado nada de ACKS, y eso que también fue mi primer mecenazgo :D. Pero es que aunque en lo personal fue importante para mi, en realidad fue un mecenazgo muy normalito, para una empresa muy pequeñita. Sí comentaré que el "Player's Companion" se está retrasando mucho, pero no me importa realmente demasiado porque desde el principio han entregado el PDF y van dando actualizaciones, así que el contenido del libro (que es lo que realmente me interesa más) lo he tenido casi desde el principio. Es un buen ejemplo de producto que se va retrasando pero en el que vas viendo avances, así que duele menos :).

      Eliminar
  10. Por cierto, muy buen artículo Carlos. Muy interesante. También es curioso fijarse en los kickstarters que no tienen éxito. Por ejemplo, me sorprendió que el kickstarter de un videojuego como «Cthulhu World Combat» no propsperara:
    http://www.kickstarter.com/projects/1816687860/cthulhu-world-combat
    Y eso aunque estaba auspiciado por toda una prominencia friki como es Sandy Petersen, y las recompensas molaban bastante. Pero claro, es que esperaban recaudar muchísimo dinero... se fliparon un poco, en mi opinión. Hacer un videojuego no es lo mismo que publicar un libro.
    También me sorprendió que no prosperara el videojuego de «Ars Magica»:
    http://www.kickstarter.com/projects/blackchickenstudios/ars-magica-video-game
    Me pregunto si al final veremos estos videojuegos en el mercado o si su fracaso en Kickstarter supone el fin definitivo del proyecto. :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que con los videojuegos soy muy suspicaz, sobre todo con los que son juegos grandes y por lo tanto van a tardar mucho en desarrollarse. El problema es que, trabajando en informática, sé lo que cuesta hacer las cosas y los retrasos que pueden llegar a producirse, así que me fío poco ;).

      En particular, el de "Ars Magica" me parece que pedía demasiado dinero. Una lástima.

      Eliminar
  11. Gracias por el artículo, es toda una puesta al día sobre el tema.

    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, me alegro de que haya sido informativo ;).

      Eliminar
  12. Buen artículo, la verdad que el mecenazgo no es nada nuevo, simplemente ahora con Internet es masivo y algo anónimo como lo es todo en ella. En mi opinión hay paja y grano en esto como en todo y como soy muy desconfiado, preventa si pero invertir más de 5 euros en algo que puede ser resultado de un engaño de un experto vendehumos no gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente hay su pequeña parte de vendehumos en todo esto, y ha habido algunos kickstarters que se han quitado precisamente porque usaban imágenes de otros proyectos, infringiendo temas de copyright, etc. Pero en general creo que casi todos son proyectos que realmente quieren ofrecer el producto final, y si algunos han fracasado creo que ha sido más por falta de habilidad que por maldad ;).

      En cualquier caso, yo hasta 10 euros estoy dispuesto a poner en un proyecto que me pareciera un poco difícil de sacar adelante, porque no me importa (demasiado) perder 10 eurillos. Para invertir más tengo que confiar realmente en el autor, y en su capacidad para sacar un proyecto adelante. Normalmente, basándome en que ya haya sacado otros anteriormente.

      Eliminar
  13. estupendo análisis Carlos,

    muy interesante.

    ya sobre las conclusiones personales, como bien dices, cada cual tiene que ver si le convencen o no.

    Yo me cuento entre los detractores del modelo, aunque reconozco haberme comprado algunas cosas para no quedarme sin ellas.

    saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado.

      Y si hasta los detractores del modelo lo habéis usado... algo tendrá :P.

      Pero bueno, hablando en serio, más que el modelo en sí yo estoy en contra de las ediciones de mega-lujo o mega-caras. Bueno, y también en contra de que esto se convierta en la norma, y no la excepción ;).

      Eliminar
  14. Da gusto leer entradas de blog con tanta información como ésta y creo que has analizado muy bien el fenómeno. El crowfunding es algo que conocí a principios de año y con las iniciativas que han salido adelante, a uno le dan ganas de animarse...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los halagos ;). Ciertamente, hay muchos proyectos muy atractivos. Otra cosa es la sensación de saturación que muchos vienen observando; parece que todo lo que sale actualmente tiene que ser vía kickstarter, y tampoco es eso...

      Eliminar
  15. Hey, muchas gracias por la mención! Y a ese amigo tuyo que aportó en el último momento, ¡¡le debo unas cañas!! ;o) Muy buen artículo, sí señor.

    En cuanto a la experiencia del crowdfunding en Verkami, son tantas las cosas que puedo contar, aciertos y errores, satisfacciones, reveses... que aún estoy mirando la forma de organizarlo y escribirlo.

    Pero algo que tengo claro es que mi proyecto fue demasiado ambicioso en su planteamiento y que tenía graves fallos de base, aunque a pesar de estos salió bien. Pero sólo me di cuenta de ello ¡después!

    En cuanto encuentre el tiempo plantearé todo esto seriamente por si a alguien le puede ayudar mi experiencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada por la mención ;). Yo es que no soy mucho de escenografía en las partidas, pero él sí que se compró en su momento los muros de DungeonSpain y los cedió para nuestra incursión en el dungeonismo.

      Estoy convencido de que tanto tú como Rodrigo (de la Puerta de Ishtar) nos podríais contar cosas muy interesantes. Cuando lo hagáis, lo leeré con atención y lo publicitaré en La Frikoteca :).

      Eliminar