-->

10 septiembre 2019

Ludo Ergo Sum 2019

Este pasado fin de semana ha tenido lugar la decimosegunda edición de las jornadas Ludo Ergo Sum. Y, aunque me acabo de dar cuenta de ello, este es el décimo año que acudo a la cita con el frikismo ;). El primer año me acerqué con mi hija de 3 añitos y este año ya me he acercado con una señorita de 13 (y sus hermanos y su madre). Ah, tempus fugit. El caso es que, como todos los años, me lo he pasado genial.

La Nave y la organización

Las jornadas este año se han celebrado por primera vez en La Nave, un centro de eventos situado por la zona de Villaverde Bajo. He de decir que, de todos los múltiples recintos en los que han tenido lugar las LES, este se alza como el ganador absoluto para mí: es muy espacioso, es fácil llegar y aparcar (o a mí me lo ha parecido) y el auditorio donde tuvieron lugar las charlas y la ceremonia final no es que mole, es que es impresionante; daba la impresión de cabíamos allí todos los asistentes. No sé si por era por el espacio o porque el aire acondicionado funcionara a todo gas (no sé ni si estaba encendido, que conste), la cuestión es que no pasé el calor aberrante que casi me ha matado otros años. El sitio es alto como una catedral así que igual es simplemente eso.

Un compañero de la organización me comentó que el aforo era de 2.500 personas, con lo que este año no se ha tenido que quedar fuera nadie. Gracias a que a todo el mundo se le ficha al entrar y al salir leyendo el código de barras de la tarjeta (heroicos esa pareja mayor que nos fichaba a la salida y que estuvieron todos los días al pie del cañón...), os puedo decir que en punto álgido del sábado por la tarde había seguro unas 1.700 personas dentro del pabellón y aún así parecía que había menos gente que otros años. Y no, lo que había era menos densidad de gente por metro cuadrado :D. En fin, que muy bien, me gustó mucho el sitio.

Que la organización va mejorando año tras año se ve en muchos pequeños detalles, como el hecho de que vayamos todos con el número ya asignado desde casa o que la gente se pueda apuntar a las partidas por medio de una app. En ese sentido, me parece que ha habido problemas para apuntarse a partidas, pero no lo puedo asegurar, porque solo me he apuntado a una partida... y lo hice sentándome en la mesa xD. Pero bueno, viendo la progresión de las LES, estoy seguro de que la app funcionará mucho mejor el año que viene. Porque para mí, cada año estas jornadas mejoran.

Mi partida del viernes

El viernes me acerqué por la tarde directamente a dirigir. Y también a explorar el terreno para ver cómo estaba el tema del aparcamiento para cuando fuera con la familia al día siguiente. Pasé a recoger a mi hermano por su casa para que no tuviera que cargar con la maleta y la mochila que llevaba con cosas para el mercadillo. Aparcamos como a diez minutos andando de La Nave y dejé a Sergio en la cola mientras me iba pitando a la mesa en la que iba a dirigir una partida de Mythras.

La partida que dirigí fue la misma que llevé a la presentación del juego en Generación X: Los Argonautas. En esta ocasión tuve a cinco jugadores: Román Moreno "Turbiales" (Cástor), Taralvar (Orfeo), una amigo de Taralvar de cuyo nombre no puedo acordarme (que llevó a Jasón) y dos chavales jóvenes: Alejandro (que interpretó a un gran Hércules) y su amiga, que llevó a Atalanta.

Entre que la gente se sentaba y nos presentábamos, al final la partida la tuvimos que empezar a las 18:00... y a las 20:30 se fueron pasando por las mesas los Camisetas Naranjas para avisarnos de que había que cerrar. Y dos horas y media no son suficientes para dirigir esta aventura, por muchas escenas que quite xD. De todas formas, nos dio tiempo a jugar la parte de Lemnos, algo de las Arpías, e incluso llegar a la Cólquide, pero por ejemplo, el final lo tuvimos directamente que narrar. Aún así, los jugadores me dijeron que se lo habían pasado bien, y ninguno tenía experiencia con Mythras, así que espero que por lo menos se llevaran una buena impresión del juego y de sus posibilidades. Me gustaron especialmente el Orfeo amante de las setas alucinógenas y ese Hércules interpretado en algunos momentos como Hulk, pero lo cierto es que todos los jugadores lo hicieron muy bien y la mitad conocían la mayoría de las escenas, ya fuera directamente por la mitología o por la peli de Jasón y los Argonautas de Harryhausen :D.

Al terminar la partida les hice a todos tirar 1d100 y al que sacó la tirada más alta, que fue Alejandro, le regalé una copia de La Isla de los Monstruos. Espero que disfrute de su lectura ;).

Después de la partida me dio tiempo a charlar un mínimo con la gente del lugar, incluyendo a Juan Carlos Herreros, de Ediciones Sombra (al que tenía que llevar una caja de libros) y con Mae, de Holocubierta. Con Mae saqué una pifia en Cortesía y le dije algo tipo "jo, gente como tú, que tienes una micro-editorial y yo, que tengo una nano-editorial, nos tenemos que buscar la vida". Y a ver, que no se lo decía con mala intención, pero calificar a Holocubierta de micro-editorial a estas alturas es insultante, sobre todo porque mientras decía esas palabras, a mi espalda estaba su stand con decenas de libros publicados... y yo solo tengo cinco en el mercado, y gracias xD. Al día siguiente me disculpé con Mae y aunque me dijo riendo que ningún problema, que no se lo había tomado a mal, yo reitero mis disculpas y, como pequeña compensación, prometo una reseña sobre 13th Age, un juego que se merece toda la publicidad que podamos hacerle y del que estuvimos hablando el editor de verdad y el bocachanclas que escribe ahora mismo :D.

Sábado, el family day

Como llevo haciendo ya un par de años, el sábado me pasé por las LES con la familia al completo: mi mujer y mis tres hijos. Mi hija me había dicho un par de semanas antes que si a las jornadas se podía ir disfrazada y le dije que sí, que por supuesto. Y decidió disfrazarse del personaje que interpreta en nuestra campaña de Magissa, que es una chica ciervo llamada Luna Deer. Yo he de confesar que no sabía si al final encontraría tiempo para hacerse el disfraz, pero el miércoles pegó dos ramas del manzano que tenemos en el jardín a una diadema, la pintó de color dorado con un spray y se buscó un par de ideas en Youtube sobre cómo maquillarse y...

... en fin, que qué os voy a decir. Que está guapa no; lo siguiente. Voy comprando una escopeta para espantar moscones. Ah, y encima esta es la foto que se hizo el viernes, porque el sábado añadió unos puntitos blancos en los hombros para que pareciera que el pelaje le cubría todo el cuerpo. Hay relevo generacional en el frikismo ;).

El sábado por la mañana nos agenciamos una mesa y estuvimos jugando a diversos juegos de mesa que no conocíamos, como 5 pepinos o Azul. Nos quedamos con ganas de probar la nueva versión de La Isla de Fuego (el tablero de la versión de 1986 lo sigo teniendo en casa de mis padres). También nos dimos una vuelta por los stands para ver cositas que comprar, porque los chicos se habían traído unos eurillos, pero antes de pillarnos nada nos queríamos pasar por el mercadillo.

Nos habíamos llevado unos cuantos bocatas que complementamos con unos refrescos pillados en la cafetería (a euro la lata; mejor que en el chino) y después de comer, a eso de las tres y algo, nos pusimos los cinco a la cola en el mercadillo. No sé si sería por la hora o por qué razón, pero en lugar de tirarme una hora como el año pasado, estuvimos solo unos veinte minutillos esperando antes de entrar. Dentro he de decir que, lamentablemente, no encontré nada de rol que me interesara. Había unas cuatro o cinco cajas, con material que no me llamaba mucho la atención. Por suerte, los dioses del frikismo son bondadosos y me permitieron encontrar seis librojuegos clásicos que no tenía en mi colección: el primer libro de La Búsqueda del Grial, uno de Lucha-Ficción, varios de Lobo Solitario, y todos a 5 o 10 euros. Ya están en la estantería de la buhardilla, con sus hermanos :D. También me compré el juego de Khan of Khans, más por mi devoción gloranthana que por que vaya a sacarle mucho partido ;). Los críos se pillaron también un par de cosillas. Después complementamos las compras con una visita a las tiendas, así que nos volvimos a casa con un pequeño botín.

Después de salir del mercadillo nos apuntamos a la gymkana que se organizaba, dedicada a científicos famosos. Era un evento pensado para todos los públicos, niños incluidos, así que pensamos que podría estar bien hacerla toda la familia. Nos apuntamos como el equipo "los frikotecos" y nos explicaron la mecánica: por todo el recinto de las LES (incluida la zona exterior) había fotos de científicos famosos a los que había que hacer una foto con una app que nos descargamos gratuitamente. Al hacer la foto, aparecía con realidad aumentada un mapa de La Nave con la localización de una persona a la que tendríamos que decir que veníamos de parte del científico que habíamos fotografiado y que nos pondría una prueba. Si pasábamos la prueba, nos entregaban un código, y cuando tuviéramos ocho códigos, había que ir al punto de inicio y descifrar el código completo para desbloquear la máquina Enigma. Todo ello, en menos de dos horas.

He de decir que fue un evento divertidísimo y que nos lo pasamos genial, pero que aún nos duelen los pies xD. Tuvimos que salir varias veces al exterior a resolver pruebas, fichando a la entrada y a la salida (una de las veces, la señora que fichaba nos dijo que era maquilladora y que se lo podía echar una foto a mi hija, a lo que le dijimos que claro que sí). Las pruebas eran de todo tipo y todas tenían alguna relación con la ciencia, como usar un imán para mover una ficha por un laberinto, trasmitir un mensaje a partir de un hilo (el típico teléfono de yogures) o la prueba que más nos costó, la prueba de reconocer notas musicales a partir de la vibración de unas cuerdas.

Finalmente conseguimos hacer las ocho pruebas (y encontrar también un par de pistas falsas) y llegar hasta la máquina Enigma e introducir los nueve códigos. ¿Nueve? Sí, resulta que había un noveno código escondido entre las pistas que habíamos ido encontrando. En fin, que lo logramos y abrimos la máquina, usando para ello 1 hora y 56 minutos, ¡y fuimos los primeros en conseguirlo de los seis o siete grupos que había por allí! :D.

Ya eran las ocho pasadas al terminar la prueba así que nos fuimos. Intenté buscar a Pedro Gil para hablar un poquito con él (mientras la familia descansaba del palizón) porque le había podido saludar mínimamente mientras dirigía por la mañana, pero ya no lo encontré. He leído que se pudo pasar solo un poquito por las jornadas, pero fue una lástima no poder intercambiar al menos cinco minutillos de charla. Con otros como José Valverde de Nosolorol o Tiberio de HT Publishers pude hablar solo un poquito, pero al menos sí pude intercambiar un par de frases. Ay, deberíamos montar unas jornadas solo de chafardear...

El domingo, despedida y cierre

La mañana del domingo me presenté yo solo en las jornadas, porque tenía que dirigir de nuevo la partida de los Argonautas. Esta vez vinieron solo tres jugadores, que interpretaron a Atalanta, Jasón y Orfeo. Empezamos a las 10:30 y terminamos a las 13:30 y esta vez sí que nos dio tiempo a jugar la partida por completo.

Muchas gracias a Jesús por enviarme la foto

Lo cierto es que los jugadores interpretaron muy bien a sus personajes, hicieron uso de sus poderes de un modo inteligente (como Orfeo usando Ventriloquía y Dormir para que se durmiera el dragón que protegía el Vellocino) y nos dio tiempo a que les explicara ciertas reglas de Mythras como el modo de Complementar habilidades, las tiradas grupales, el uso de Pasiones y hasta las reglas de combate, que ya voy usando con bastante soltura y que son la parte más complicada del juego, pero también la que puede dar más satisfacciones. Porque hay pocas cosas más satisfactorias que sacar un crítico en la tirada de ataque, que tu oponente falle y que puedas usar las maniobras de combate de Empalar y Elegir Localización (cabeza). Una vez más regalé una Isla de los Monstruos al final de la partida, que fue recibida con alborozo por el jugador que sacó la tirada más alta de d100 ;).

A la hora de comer me fui a una pizzería/hamburguesería/kebabería en compañía de un grupo de insignes roleros: Oscar Iglesias, Raquel Cano, Alfonso Marcos, Roberto Alhambra, Rubén Navarro, Guillermo (Gilen), José Masaga y, en general, un montón de gente maja, algunos de ellos con sus hijos. Al ser un montón nos tuvimos que dividir en varios grupos y yo terminé con otros cuatro en el interior del local, sudando a mares y comiéndome una hamburguesa que, la verdad, estaba bastante buena :D. Aunque lo mejor fue sin duda hablar de lo divino y lo friki con gente que sabe del tema ;).

Por la tarde no tenía ningún plan, así que me terminé apuntando a una partida que dirigía Roberto Alhambra de un juego llamado Día de Radio. Que no es un juego de rol, sino un juego narrativo, pero que estuvo muy divertido. Se apuntaron Turbiales, Rubén Navarro, el mismo Roberto, otro compañero cuyo nombre no recuerdo porque soy un desastre y yo mismo. El juego consiste en que hay que ir narrando una historia como si fuera un serial radiofónico del que hemos perdido el guión. Se escoge un tema al principio de la partida (ciencia ficción, espías, horror sobrenatural, etc.) y luego cada jugador va dándole al resto una serie de cartas con frases relativas al tema escogido. El que tenga el turno en ese momento tiene que contar una parte del serial en dos minutos (hay un relojito de arena) y tiene que meter una de las frases que le han dado.

Yo, la verdad, creo que lo hice como el culo. La primera vez que me tocó hablar no sabía ni cómo seguir la narración y veía cómo los granos de arena tardaban eones en caer. La segunda vez me enrollé tanto que no logré ni meter la frase que me tocaba decir, pero al menos las últimas dos veces creo que logré resolver con un poquito más de solvencia la papeleta. El resto lo hicieron mucho mejor que yo, os lo aseguro xD, aunque uno nos hizo un Resines haciendo que todo lo anterior que habíamos narrado fuera un sueño xD. Turbiales resolvió magistralmente la última parte de la segunda partida que hicimos.

El juego en realidad es para cuatro personas y éramos cinco, y se supone que hay que calificar las narraciones dándoles puntos de creatividad, poética, etc., pero decidimos jugarlo un poco más desestructurado y no valorarnos los unos a los otros. Al final, creo que no lo jugamos correctamente, pero sí que nos divertimos. La primera historia fue de terror sobrenatural y nos quedó un churro xD, pero la segunda fue de ciencia ficción y en ella el joven Timmy O'Toole, adolescente repartidor de periódicos en los años 80 terminó siendo en rápida sucesión el último hombre en la tierra, la presa de unos cazadores alienígenas, un miembro de un experimento de los Estados Unidos para protegernos del control mental de los comunistas, el portador de un parásito alienígena en su cerebro y, finalmente, el repositorio de todo el conocimiento de la Humanidad, un museo viviente... ¡y hasta terminamos la partida con un cliffhanger! ¡Y todo en unos cuarenta minutos! xD. Una experiencia curiosa, la verdad.

Después de la partida aún era pronto, así que nos pusimos a charlar sobre frikismo, en una charla que se prolongo horas y en la que hablamos de Star Wars, de estructuras narrativas, de religión, de la OSR, de FATE y, en verdad, de todo aquello que nos sulibeya.

Las LES finalizaron con la tradicional ceremonia de entrega de premios, que tuvo lugar en el impresionante auditorio de La Nave y que fue precedido por un baile que se marcaron un grupo de Camisetas Naranjas al ritmo de Queen, ¡ole y ole! Después, hubo una charla final en la que el presentador de otros años se despidió de las labores organizativas y dio el relevo a una nueva generación de Camisetas Naranjas. Me pareció entender que había habido unos 7.000 asistentes en total, pero no escuché muy bien la cifra, a ver si en los próximos días me la confirman :). Y después, empezaron los sorteos: primero, los dos premios de las cestas, que son impresionantes: el ganador tiene que ir con una carretilla para poder llevárselo todo. Después, el sorteo de un premio entre los que habíamos jugado la gymkana... ¡que me llevé yo! xD. Me tocó bajar a recibirlo y resultó que no estaba por ningún sitio, pero al final lo terminaron encontrando: un Slider Quest y cuatro chulísimas revistas de ciencia llamadas Principia, ¡muchas gracias! :D. Después tuvo lugar el sorteo de juegos y libros habitual en el que un montón de gente bajó a recibir un regalo y a hacerse la foto. Este año sacaron un listado impreso con los nombres de la gente que aún no habían fichado a la salida y por tanto se supone que estaban dentro del auditorio. Un avance, sin duda.

Y con esto, se acabaron las LES un año más

Conclusiones (si tú me dices LES, lo dejo todo)

A continuación, unas cuantas reflexiones:

  • Es impresionante el nivel de estas jornadas. En mi opinión, año tras año se superan. Todos cometemos errores y no es posible alcanzar la perfección, pero yo ver el sacrificio de tirarse tres días dándolo todo para que los asistentes estén a gusto y todo vaya bien, es que no puedo sino maravillarme. Gracias, gracias y mil veces gracias.
  • Mucha gente ha dejado de entrar en el mercadillo porque es un coñazo hacer la cola y muchas veces no sabes si dentro habrá algo que merezca la pena. Además de que si quieres llevar cosas tienes que imprimir etiquetas con códigos de barras, envolver los productos en plástico, hacer cola para dejarlos, etc. Y ojo, que cada año es más rápido dejarlos y está mejor organizado todo, pero con el volumen de gente que lleva cosas, creo que es muy difícil mejorarlo más. Yo llevo años sin llevar nada y aunque este año tenía varias cosas que podar de mi bonsai friki, me dio pereza imprimir etiquetas, envolver juegos y después recogerlos el domingo si no se han vendido. Pero es probable que el año que viene sí me anime a llevar un pequeño cargamento, porque se me están acumulando cosas en las estanterías xD.
  • Este año a mi hermano le han robado en el mercadillo una cosilla. Creo que una libreta de notas de Eirendor o algo así, pero alguien ha quitado el plástico, se ha llevado la libreta y se ha quedado tan a gusto. Bien, me gustaría dejar clara una cuestión: considero que todos los que han robado en el mercadillo, aunque sea un mísero dado, son unos mezquinos hijos de puta.
  • Estoy contento con el resultado de las partidas de Mythras porque considero que he podido enseñar cómo es el juego a gente que no lo conocía. Los chavales adolescentes de la primera partida desde luego que no lo habían jugado nunca, pero es que los veteranos también eran gente que, como mucho, habían jugado al RuneQuest de Joc o algún juego con sistema d100 como La Llamada de Cthulhu. Creo que es importante que en unas jornadas la gente juegue partidas de juegos que no conozcan. Y si son gente que no tiene mucha experiencia con el rol, mejor aún. No quiero "echar" a los veteranos de las mesas de juego ;), pero creo que es importante aprovechar las jornadas para mostrar el juego a aquellos que no los conocen, no para jugar con los colegas ;). Entiendo que jugar con José Masaga a Clásicos del Mazmorreo es alucinante, pero ¡dejad que los jóvenes se acerquen a él! :D
  • Un saludo muy especial a Taralvar, que resulta que se crió en Coslada como yo y que fue a mi mismo colegio (¡hasta le partió la cara una vez a un bandarra de mi clase!); y a Miguel Zapico, que me reconoció después de que recogiera el premio de la gymkana y con el que estuve charlando después de acabar las jornadas, ¡me tienes que comentar el nombre del juego de en el que interpretas a jugadores de rol que bajan a sus personajes a una mazmorra, Miguel! Y a todos aquellos con los que me crucé y no pude hablar o simplemente pudimos intercambiar unos breves minutos y no he mencionado previamente, ¡todos sois parte de mi tribu! :D

Nos vemos el año que viene :).

Saludetes,
Carlos

20 comentarios:

  1. Buenas Carlos,

    Yo sólo pude asistir a la última sesión, pero el poco tiempo que estuve mereció la pena. Fue un gustazo conocerte en persona y charlar un rato.
    Este es el juego que te comenté, The Dungeon Zone:
    https://yarukizerogames.com/my-games/the-dungeon-zone/
    Lo he dirigido sólo una vez, y con un grupo más pequeño que el recomendado, pero creo que lo pasamos muy bien (yo por lo menos). El libro en sí es muy ameno, ¡incluso tiene una sección para colorear!

    Saludos,
    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer haber coincido :).

      Gracias por el enlace al juego, ¡qué curioso! Le echaré un vistazo más detallado, el concepto me parece deliciosamente "meta"

      Eliminar
  2. Qué guai todo y se nota que lo pasaste en grande. Para mí una de las mejores cosas de asistir a jornadas también es probar juegos nuevos y ver cómo dirigen o juegan otras personas, que siempre es enriquecedor. 👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ver dirigir y jugar a otras personas creo que es primordial para ver otros puntos de vista y otros estilos. Si no, puedes terminar jugando siempre igual :)

      Eliminar
  3. Impresionante el cosplay y muy interesante tu experiencia, como siempre, Carlos. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Edanna. El mérito es todo de la niña, que tuvo la idea y se buscó la vida completamente a su aire.

      Eliminar
  4. Ooooohhhhh... ¡qué cosplay más increíble, dale la enhorabuena de mi parte a tu hija!

    Me encanta reencontrarme con la gente en las jornadas y amo compartir mesa. Estoy muy de acuerdo contigo: las jornadas, ante todo, deberían ser espacios para que la gente probara juegos nuevos y para ampliar la afición, y quizá por eso las partidas de demostración deberían cambiar para llegar a más gente... ¿Cómo? No lo sé, pero algo intentaré...

    ¡Muchas gracias por tu crónica, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo diré, se lo diré. Le hará ilusión ver que ha triunfado.

      Y sobre la utilidad de las jornadas para meter a gente nueva... pues tampoco tengo la respuesta, pero sí, tendremos que buscar opciones :D

      Eliminar
    2. Como Jose sabe bien, lo que nosotros organizamos en Tenerife dentro de la Summer Con/TLP Tfe tiene una importante asistencia de gente que no ha jugado nunca a rol, pero es intrínseco al espacio: el rol es una actividad más dentro de un evento con muchísimas actividades, lo cual favorece que haya gente más que neófita. A esto añadimos búsqueda activa de gente para llenar las partidas: básicamente hacemos de "Comerciales del Rol".
      En unas jornadas como las LES está claro que el público en más homogeneo y van más a tiro hecho, pero estoy seguro que hay posibilidades de crear interés en gente que va a jugar a juegos de mesa y no ha tocado el rol en su vida... todo es ponerse.

      Eliminar
    3. Pues no te creas que el público de las LES es tan homogéneo... entre familias que van a pasar el día jugando a cosas, wargameros y roleros, en realidad creo que hay margen para que los Comerciales del Rol no dejen una mesa sin llenar.

      Es algo que sería interesante transmitir a los Camisetas Naranjas, la verdad (aunque igual algo así ya se hace).

      Eliminar
  5. A ver si coincidimos un día con más calma y unas birras. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que crear unas mini-jornadas llamadas "Chafardear de Rol" para ello. Y sí, con cervezas :D

      Eliminar
  6. Otro año que me perdí las LES... Gracias por tu crónica y me alegro de que las partidas de Mythras fueran bien.

    ResponderEliminar
  7. El sábado después de comer me faltó poco para coger el coche e ir a las jornadas, pero eran cuatro horas de viaje y al día siguiente había que volver pronto para trabajar el lunes. Me alegro de que lo pasarais tan bien, ¡qué envidia! :-)
    Me habría encantado ver los puestos de rol fresco recién pescado :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te digo lo mismo que a klapton, ¡hay que hacer el esfuerzo! :P

      Pero vamos, entiendo que tampoco podemos ir a todo lo que queremos. Yo, mismamente, solo puedo ir a estas jornadas en todo el año...

      Eliminar
  8. Yo me lo pasé genial llevando a Orfeo el domingo. Para un enfermo de la mitología griega como yo la partida es una gozada, y encima bien llevada por el máster y con otros dos jugadores que jugaron estupendamente a sus personajes. Realmente tuve la sensación de interpretar un mito.

    Me apunto a las felicitaciones a la pequeña cosplayer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a hacer comparativas entre quién jugó mejor y peor la partida de entre los distintos grupos de juego... pero es cierto que en la partida del domingo solo éramos tres y nos dio tiempo a recrearnos tanto en la interpretación de los personajes como en muy distintos matices del sistema.

      Coincido en que quedó muy chula. Y como hay tantas versiones distintas del mito, ¿quién dice que la versión que jugasteis vosotros no es la más fidedigna? ;))))

      Gracias por las felicitaciones a la chica-ciervo. Seguro que le hace ilusión leerlo :D

      Eliminar
  9. Un placer haber podido compartir mesa contigo ¡Y dos veces! después de no haberlo podido hacer desde que vengo a las jornadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igualmente! La verdad es que no es tan fácil coincidir en partidas, al fin y al cabo hay muchas y los puestos son limitados. Un placer haber jugado juntos: un gran Cástor y un fenomenal final para la historia de Timmy O'Toole ;)

      Eliminar