12 noviembre 2015

El Desafío de los 30 Días (3ª edición) - Pregunta 12

Nos toca hablar del pasado de Highdell, y de momentos importantes para su historia. La verdad, creo que en esta ocasión van a salir un montón de acontecimientos contradictorios entre todos los participantes... pero abracemos el caos y adelante ;).

Pregunta 12: Otro de los elementos que determinan el carácter de un pueblo, y quizá el más importante, es todo aquello que permanece en la memoria de los habitantes. Los sucesos pasados pueden olvidarse cuando estos son breves notas en el devenir del tiempo. Pero en ocasiones se graban a fuego en la sangre de los habitantes, quedando sentimientos y recuerdos que vuelven una y otra vez, y determinan el día a día de dicha comunidad. ¿Que tres sucesos pasados recuerdas?

En Highdell se celebran muchas fiestas anuales: festividades religiosas, conmemoraciones del día de fundación de la ciudad, o del momento en el que se convirtió en un pueblo independiente... pero ahora os voy a hablar de tres festividades más pequeñas, más locales, que sin embargo se han convertido en momentos muy esperados por los Highdellianos:

  • El Día de Turkin: Hace muchos años, en tiempos del Rey Clodel, hubo una nevada que duró varias semanas. Nevó durante días y días, y las calles y casas de Highdell quedaron totalmente cubiertas por un manto blanco. La nevada no sólo fue sobrenaturalmente larga, sino que llegó cuando aún era otoño, y aún mucha gente no estaba lo suficientemente preparada como para pasar el invierno. Aunque muchos habitantes de Highdell pensaron que se avecinaba el fin del mundo, hubo uno que no se amilanó, sino que tomó cartas en el asunto para ayudar a sus vecinos. Ese hombre fue Turkin, un rico comerciante, que organizó primero a sus sirvientes y familiares y luego a otros vecinos para ir casa por casa llevando provisiones, leña y algo muy importante: esperanza. Gracias a la ayuda de Turkin y de las cuadrillas que organizó, la gente no se dejó llevar por el pánico y todos se ayudaron los unos a los otros, hasta que la tormenta de nieve amainó y se pudo restaurar la comunicación con los pueblos vecinos. Desde entonces, en el aniversario del día en el que terminó la nevada (que ahora se conoce como el Día de Turkin), la gente va a casa de sus vecinos a ofrecerse para ayudar en alguna tarea, ya sea reparar algún desperfecto del hogar, a entregar galletas o licores caseros o simplemente a entregar regalos a los más pequeños de la casa.
  • La Fiesta de Pescar a las Brujas: En tiempos del Rey Furius IV, Highdell se ganó la enemistad de un grupo de malvadas brujas que comenzaron a aterrorizar al pueblo con sus hechicerías y maldades. Vivían en la campiña, pero cada luna llena viajaban hasta Higdell con sus escobas voladoras y su repugnante séquito de fantasmas, duendes malignos y demonios. Todas las personas de bien se encerraban en sus casas, tapaban puertas y ventanas y encendían un gran fuego en la chimenea para evitar que las brujas se colaran por allí. Al fin, las brujas fueron vencidas por un grupo de aventureros, que les tendieron una trampa, engañándolas para que entraran en una casa y atrapándolas con redes mágicas hechas con hilo de plata. Cada año se conmemora este día con una fiesta en la que tres vecinos se disfrazan de brujas y pasean por Highdell golpeando a la gente con escobas. Nadie puede tocar a las "brujas" ese día, excepto atrapándolas con redes. Aquellos que consiguen atrapar a las "brujas" reciben un pequeño regalo pagado por el Alcalde. Se dice que trae mala suerte no atrapar a las tres brujas antes de que se ponga el sol, por lo que los vecinos que hacen de brujas suelen terminar dejándose atrapar.
  • La Batalla de las Mujeres: En tiempos del Rey Tauren, un ejército de hombres bestia (orcos, goblins y cosas peores) atacaron la región. Las tropas reales lucharon contra los hombres bestia en la Primera Batalla de Greendale, que terminó con la muerte del Rey Tauren. Los ejércitos de hombres bestia se dispersaron después de la batalla, y una numerosa tropa trató de tomar al asalto Highdell. Como los hombres estaban fuera del pueblo, formando parte de las milicias, fueron las mujeres las que tuvieron que defender el pueblo, con la ayuda de unos cuantos puñados de aventureros. Lo cierto es que lograron rechazar el primer ataque, y después aguantó un asedio de varios días. Al fin, las milicias de Highdell y parte del ejército del rey llegaron hasta el pueblo y acabaron con los hombres bestia, con la ayuda de una impetuosa salida de las mujeres del pueblo. El Rey Taurus Martillo de Goblins agasajó a las mujeres de Highdell por su gran valentía e incluso les concedió el derecho a portar armas (algo muy poco habitual). En el aniversario de la batalla, las mujeres de Highdell desfilan por las calles del pueblo con sus armas, mientras que es tradición que los maridos se encarguen de preparar la comida comunal que se organiza en la Plaza Mayor.

Saludetes,
Carlos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada