23 noviembre 2015

El Desafío de los 30 Días (3ª edición) - Pregunta 23

Continúa el desafío... esta vez, hay que describir dos aventuras.

Pregunta 23: Y siguiendo con la tónica de los últimos retos, llegamos al momento en el que nos toca hablar de las localizaciones geográficas cercanas a Highdell que nombramos en la pregunta numero 5. No existe en un mundo de fantasía una localización geográfica que no sufra de algún tipo de aventura o situación que arranque una aventura. Así que, como reto, elige dos de las localizaciones geográficas (que no sea la tuya) y escribe una idea de aventura para cada una. Puedes descargarte una recopilación de todas las localizaciones geográficas en este enlace.

La Aventura de el Vertedero

Algo huele mal en Highdell. Literalmente. Desde hace unas semanas, un tufillo como a basura podrida se ha instalado en el pueblo, y lo que es peor, la basura comienza a acumularse en los lugares más insospechados. Es como si alguien pasara las noches llevando desperdicios al pueblo y arrojándolos en lugares donde es difícil encontrarlos (solares abandonados, almacenes, etc.). Aunque los lugareños han estado limpiando la basura lo cierto es que esta sigue acumulándose, y cada vez parece haber más.

Los desperdicios están atrayendo a cientos de ratas, que han empezado una lucha sin cuartel contra la población gatuna de Highdell... y la guerra aún parece no estar decidida.

El Alcalde de Highdell está pagando un cobre por cada rata muerta, y también ha ofrecido una recompensa para aquel que descubra el misterio de la basura.

La explicación en realidad es que un grupo de hombres rata que viven en el Vertedero están llevando la basura a Highdell con la intención de aumentar de forma notable la población de ratas del lugar... y poder controlar a un auténtico ejército de ratas con las que conquistar el pueblo.

La Aventura de la Mansión Sperfold

Hace una semana, los sirvientes de la familia Sperfold vinieron al pueblo para celebrar el Día de Turkin con sus familiares. Ni el señor Sperfold ni su madre, la señora Claine Sperfold vinieron con ellos, puesto que la señora no se encontraba bien de salud y su hijo decidió quedarse con ella. Lo malo del asunto es que cuando los sirvientes volvieron esa misma noche... no encontraron ni a su señor ni a su madre.

Parecía que a ambos se les había tragado la tierra. A pesar de que los buscaron por toda la casa, no los encontraron, ni tampoco señales de lucha o violencia. Al ser muy tarde ya, los sirvientes decidieron esperar al día siguiente para volver al pueblo a informar al Alcalde, pero esa misma noche comenzaron a oir extraños ruidos procedentes del sótano. Los más valientes bajaron a investigar, pero no encontraron nada raro. Al no cesar los ruidos, y viendo que las mujeres comenzaban a asustarse mucho, todos se atrincheraron en las cocinas (que tenían una puerta que daba al exterior de la casa, por si era necesario escapar) y pasaron la noche casi en vela.

En cuanto despuntó el alba, todos los sirvientes de los Sperfold se marcharon como alma que lleva el diablo hacia Highdell, donde contaron al Alcalde lo que había sucedido. Ninguno está dispuesto a volver a la mansión si no se aclara lo que está pasando.

Lo que ha sucedido es que la señora Claine ha muerto... pero no descansa en paz. Feneció por causas naturales horas después de que los sirvientes dejaran la casa, y su hijo, que llevaba días temiendo este momento, tomó una terrible decisión. Se llevó a su madre a las catacumbas secretas de la mansión, donde se encontraban los grimorios de sus antepasados y trató de revivir a su madre con una misteriosa poción. Lo cierto es que Rigor Sperfold lo consiguió, y su madre volvió a la vida. O más bien a la no-vida, como un muerto viviente. Claine trató de matar a su hijo, pero éste logró esconderse en una sala, herido. Ahora la señora Claine vaga por las catacumbas, confusa aún por su estado de no-vida, y es cuestión de tiempo que logre escapar de ellas.

Saludetes,
Carlos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada